¿Ya sabes qué estudiar? solicita información de carreras y universidades aquí

Elabora tu proyecto de vida de estudiante

Comenzar a estudiar en la universidad casi siempre viene acompañado de grandes sueños e ilusiones. Sin embargo, hacer realidad estos deseos no es sencillo, requiere mucho esfuerzo y dedicación. Si buscas herramientas y consejos para culminar todos tus planes en la universidad, debes aprender a construir el proyecto de vida de un estudiante.

¿A qué se le llama proyecto de vida de un estudiante? ¿Cuáles son los pasos para elaborar este instrumento? Dentro de nuestra guía encuentras respuesta a estas interrogantes, además de consejos e ideas para establecer metas reales y alcanzar todos tus objetivos.

¿Qué es el proyecto de vida de un estudiante?

El proyecto de vida de un estudiante consiste en un mapa que sigue los objetivos más importantes de su vida universitaria, por lo que funciona como una guía para alcanzar todas estas metas. Se trata de un documento bastante personal, que te ayuda a tener una imagen más concreta del futuro que quieres construirte.

Además de trazar tus metas, un proyecto de vida también te permite diseñar el plan de acción que seguirás para cumplir los objetivos. En ese sentido, debe ser construido como un esquema progresivo, donde cada meta se un paso antes de alcanzar la siguiente, y todo esté definido en un período de tiempo razonable.

Ventajas de tener un proyecto de vida en la universidad

  • Te permite conocerte mejor, ya que mientras construyes un proyecto de vida debes reflexionar mucho sobre tus intereses, deseos, sueños, habilidades, valores, etc.
  • Puedes aprender a establecer prioridades, pues al apegarte a tu plan de vida tendrás que renunciar a muchas cosas, mientras que adoptas hábitos más productivos y tomas decisiones más importante.
  • Te mantiene motivado, porque puedes planificar y actuar al mismo tiempo. Además de poder medir tu progreso.
  • Facilita la identificación de limitaciones y obstáculos, ya que mientras estructuras tu plan de acción serás capaz de ver en que áreas debes trabajar más y que posibles problemas pueden aparecer en el camino.

Claves para definir las metas de tu proyecto de vida

Soñar no es igual a planificar, y los sueños no son lo mismo que los objetivos. Conocer esta diferencia es fundamental al momento de elaborar tu proyecto de vida como estudiante. Puesto que, para que este instrumento funcione, debe estar ajustado a la realidad y ser completamente alcanzable.

Por lo tanto, puedes usar tus sueños como base para establecer objetivos específicos, medibles, alcanzables, relevantes y en un plazo de tiempo determinado. Ahora bien, el paso previo a la creación de tu plan de vida es aprender a definir tus metas correctamente. Estos son los principales aspectos y claves que debes tener en consideración:

Redacta objetivos tan precisos como puedas

Esto implica dar detalles y pensar en cada aspecto de lo qué esperas lograr. Por ejemplo, si tu sueño es aprender a hablar inglés para viajar, un objetivo específico sería:

Obtener una certificación en el idioma inglés, para poder aplicar a una beca de intercambio y pasar un semestre en Canadá“.

Agrega una característica medible a tu meta

Tu objetivo debe incluir un valor cuantificable, a través del cual puedas comprobar cuánto has progresado. En ese caso, tu meta podría decir:

Obtener una certificación de nivel B2 en el idioma inglés, para poder aplicar a una beca de intercambio y pasar un semestre en Canadá“.

Pues, al realizar un prueba de conocimientos puedes determinar en qué nivel de inglés te encuentras.

Piensa en qué tan realista y alcanzable es tu objetivo

No se trata de que tus metas sean fáciles, sino que se ajusten a algo que de verdad tengas posibilidades de lograr, según tus recursos y circunstancias. Por ejemplo, si tu objetivo fuese:

Obtener una certificación en inglés, para ejercer la carrera de medicina en Canadá“.

Tendrías muchas limitaciones para alcanzar esa meta, ya que necesitas al menos una certificación C1 o C2 (las más altas) en inglés, arreglar tu situación migratoria, convalidar estudios o hasta volver a cursar la carrera.

Enfócate solo en objetivos relevantes para tu vida universitaria

Un proyecto de vida puede abarcar cualquier área de tu vida. Sin embargo, si decides enfocarte en tu etapa como estudiante, todas las metas que decidas incluir deben estar relacionadas con tu formación profesional. En este punto es donde debes cuestionar tus prioridades y los beneficios que puedes obtener.

Continuando con el ejemplo, aprender un idioma nuevo es beneficioso para mejorar tu perfil profesional, y optar por oportunidades de estudio en el extranjero.

Establece una fecha límite para tus objetivos

La idea de un plan de vida es llevarte de la planificación a la acción. Por lo tanto, cada meta debe estar concebida dentro de un período de tiempo limitado. De esta manera, podrás comprobar cómo tu progreso de cada día te acerca cada vez más a tu objetivo. Si aplicamos esto a nuestro ejemplo sería:

Obtener una certificación de nivel B2 en el idioma inglés antes del 7mo semestre, para poder aplicar a una beca de intercambio y pasar un semestre en Canadá“.

Cómo hacer un proyecto de vida paso a paso
Cómo hacer un proyecto de vida paso a paso

Cómo hacer un proyecto de vida paso a paso

Al elaborar tu proyecto de vida, este se divide en secciones que se van completando en orden. Cada apartado está destinado a un objetivo, pero también deben describir el plan de acción, los obstáculos y las fortalezas para cada caso. Toma nota del proceso paso a paso:

1. Toma un momento de introspección para definir tu visión del futuro

Tu proyecto de vida necesita ser construido después de pensar muy bien qué quieres para tu vida, a este proceso se le conoce como introspección. Toma un tiempo a solas, reflexiona sobre ti y tu experiencia en la universidad. Específicamente, pregúntate a ti mismo ¿Qué necesitas? ¿Qué quieres cambiar de tu vida? ¿Cuáles son tus sueños?

Todas las respuestas o ideas que obtengas, debes apuntarlas en una hoja. No importa que estén desordenadas al principio, siempre que logres pensar en todos los aspectos más relevantes para ti. Luego, utiliza esta información para redactar tu “visión”, es decir, cómo te vas a ti mismo en el futuro al cumplir todas tus metas.

2. Transforma tus sueños en metas

Utiliza otra hoja para hacer una lista con tus sueños, los que estén relacionados con tu formación académica y profesional. Si son muchos, intenta establecer prioridades y quédate solo con una lista de 10 para empezar. Luego, emplea nuestros consejos anteriores para convertir estos deseos en objetivos específicos, medibles, alcanzables, relevantes y temporales.

Cuando ya tengas tus objetivos concretos, comienza a enumerarlos cronológicamente. De modo que, cumplir una meta te lleve a trabajar por la siguiente. Por ejemplo, para postular a alguna beca de estudios, antes debes haber alcanzado cierto promedio de notas.

3. Diseña tu plan de acción

Ya sabes qué quieres lograr, ahora te falta decidir cómo vas a hacerlo. Todos los objetivos que te propongas los puedes alcanzar, siempre que trabajes por ellos. La mejor manera de conseguir un progreso real, es con un plan de acción. Este debe explicar paso por paso las tareas que deberás desarrollar para el éxito de cada meta.

Para ilustrar este concepto, toma el ejemplo de obtener una certificación en inglés ¿Cómo puedes lograrlo?:
1- Inscribirme en X curso de inglés. 2- Establecer un plan de estudios, mínimo una hora y media cada día. 3- Encontrar un tutor hablante nativo. 4- Leer un libro en inglés (de acuerdo a mi nivel) al mes. 5- Prepararme para la prueba de nivel. 6- Presentar el examen para saber hasta qué nivel he avanzado.

¡Importante! Si tu plan de acción tiene fechas, mucho mejor.

4. Identifica tus fortalezas y debilidades

El siguiente aspecto para cubrir es la evaluación de tu entorno, para poder reconocer con qué habilidades y recursos cuentas para perseguir tus metas. Pero también las limitaciones y los obstáculos que pueden aparecer en tu camino. Es importante agregar esta información a proyecto de vida, así puedes establecer un plan de emergencia, o comenzar a trabajar en una solución a los problemas.

¡Cumple tus metas de estudiante universitario! Consejos e ideas

Tu proyecto de vida como estudiante está listo. Todo lo que te queda por hacer es apegarte a él y materializar todas tus metas. Estos consejos e ideas serán muy útiles para ti:

Visualiza los beneficios de tus objetivos

Si quieres mantener tu motivación, es necesario ser muy consciente de todos los aspectos positivos que tus objetivos pueden traer a tu vida. Prueba elaborar una cartelera o un cuaderno con imágenes que representen cada meta, y justo al lado escribe una lista de beneficios a corto y largo plazo. Recuerda revisarla todos los días, especialmente, cuando te sientas cansado o triste.

Revalúa tus metas y tus planes

En un período de 5 o 6 años muchas cosas pueden suceder en tu vida. Quizás algo importante de haga cambiar tus prioridades, abandonar objetivos y diseñar nuevos. Cada cierto tiempo es válido revisar tu proyecto de vida y reflexionar si tus metas son las adecuadas. Además, no tengas miedo de hacer las alteraciones precisas.

Evita las distracciones

Es fácil dejarte llevar por las distracciones, es decir, todas las personas, pensamientos y acciones que, en lugar de ayudarte a tener éxito, solo te retrasan y te ponen más obstáculos. Aprende a identificarlas y antes de tomar cualquier decisión importante, pregúntate ¿Esto me ayudará a alcanzar mis objetivos?

Cuida tu salud física y emocional

Adopta hábitos saludables para tu vida, que te ayuden a preservar tu bienestar físico y emocional. De esa forma, podrás dar tu mejor esfuerzo para cumplir tus metas. Por ejemplo:

  • Aliméntate bien.
  • Practica alguna actividad física.
  • Visita a tus seres queridos.
  • Pasa tiempo a solas.
  • Ve a terapia.
  • Toma vacaciones.

Diseña un sistema de recompensas

Otra forma de mantener tu motivación es permitirte celebrar todos tus logros, así sean pequeños. Resulta fundamental que disfrutes del proceso de conseguir tus metas. En ese sentido, piensa en alguna recompensa, algún gusto que puedas concederte cada vez que cumplas las tareas de tu plan de acción, o cada vez que alcances un objetivo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Te podría interesar

Inscribete a nuestra newsletter Recibe alertas cuando salgan becas y convocatorias.